isla sueño

 

 

 

 

 

"UN DÍA TUVE UN SUEÑO"

 

 

 

Seguro que todo el mundo recuerda alguna vez un sueño, de esos que cuando te despiertas dices... Ojalá me durmiera otra vez para poder seguir soñando.

Yo un día tuve un sueño del que no quería despertar....

Mi sueño era un cúmulo de cosas que por alguna razón ocurrían en un mismo lugar. Se imaginan que todo lo que te apeteciera hacer y tener se encuentre en un mismo sitio?

Pues eso no solo ocurría, sino que además tenía sentido.

Me encontraba en un lugar cercano a Madrid (no me gusta conducir y más de una hora y media, se me empieza a hacer pesado). En este lugar, había unas casas mimetizadas perfectamente con el entorno, parecían ser una continuación de la propia naturaleza. Iba con mi mujer,mi hijo de 14 años y con mi hija de casi 3. Por donde pasaba veía cosas que deseaba hacer. En la misma entrada de la urbanización, veía niños jugando al pádel, tenis, fútbol, patinando, montando a caballo, haciendo baloncesto y voley, los más pequeñitos dibujando y realizando manualidades. Todo esto con la atenta mirada de los monitores que allí divisaba. Cuando giraba mi cabeza, me sorprendía al ver unos veleros surcando las tranquilas y cristalinas aguas del pantano.

Continuaba mi visita y a mi derecha, un grupo de amigos jugando al golf en lo que parecía un campo espectacular. No había llegado ni a la mitad del camino que recorría la urbanización, cuando vi pasar a lo que parecía un grupo de ciclistas de montaña perfectamente equipados. Al poco tiempo de seguir subiendo por una carretera rodeado de naturaleza y gente sonriente, llegué a una rotonda donde había un hotel que aparecía de la nada. En el hotel, gente agradable y profesional que te informaban de todo lo que me iba a encontrar en ese viaje familiar que llegaba después de una semana durilla en el trabajo.

"Usted ha llegado al lugar donde toda la familia tiene su espacio y actividad" me decía una simpática recepcionista. De repente me mostraba un folleto donde decía.... A las 11.30 clase de zumba para adultos, a las 12.30 baile para niñas, el club de Los descubridores para sus pequeños, piscina con chiringuito, ruta en bici y a caballo,  cine en la sala 1 a las 6.30pm, etc, etc.

Lo cierto es que el mayor problema que me surgía era decidirme por la actividad que más me apetecía (bendito problema).

Había llegado a un lugar donde tras un corto viaje, encontraba la paz, el deporte y la naturaleza integrados en un paraíso bello y muy verde. Un lugar para relajarme, donde estaba convencido de que mis hijos disfrutarían, donde encontraría buena gastronomía con una gente que me regalaban una sonrisa, un lugar que no me permitía despertar. De repente, sonaba el despertador y me levantaba. Mi mujer me había preparado el café y en sus manos portaba una revista que se titulaba "Isla Valdecañas" tu sueño a 160km de Madrid. Increíble pero cierto.

"UN DÍA TUVE UN SUEÑO Y ESE SUEÑO SE HABÍA CUMPLIDO"

"ISLA VALDECAÑAS"

Actualizado (Miércoles, 19 de Febrero de 2014 07:48)