EL BALONCESTO ES UN DERECHO

Hay ocasiones en las que el baloncesto es algo más que un deporte, en este caso es lo que a mi me  gusta llamar como un derecho, un derecho para todos.

El pasado día 30 de Noviembre, con motivo del día europeo del voluntariado me invitaron al acto en el que visitaba a un equipo de jóvenes promesas del baloncesto en silla de ruedas, como la vena de la competición se lleva muy adentro y me retaron un grupo de niños a jugar con ellos en esta especialidad, no tuve más remedio que remangarme y no rechazar semejante provocación.

Fue una encerrona, en toda la regla, ya que se me ponían cuatro de ellos alrededor de mí y no conseguía mover la silla. Pero fue un momento tan bonito que no creo que olvide nunca. Ver como lo que yo había practicado durante toda mi vida y que para mí había supuesto un deporte muy fructífero y un modo de vida privilegiado, en algunos casos, se convertía en un derecho para todo el mundo, discapacitados o no. Un derecho que les hacía felices a aquellos niños que no dejaban que me moviera, algo que será dificil de olvidar y que recordaré como el día en el que me sentí orgulloso de haber sido partícipe de un deporte que hace feliz a mucha gente.

A todos aquellos niños que no me dejaron moverme y que jugaron contra mí un partido de baloncesto en silla de ruedas, ¡¡¡GRACIAS!!! por hacerme sentir así de feliz.

A la fundación APDEMA, un placer haber asistido a tan especial día en la hermosa ciudad de Vitoria.

HASTA EL AÑO QUE VIENE.....

 

 

 

 

 

 

 

El artículo original puedes leerlo pulsando aquí.

Actualizado (Jueves, 08 de Diciembre de 2011 08:15)